//
microrrelatos

Nombre impropio

María tenía nombre de galleta. Así se lo había hecho saber siempre el resto de la clase. Lo cierto es que no le importaba tener un nombre relacionado con el desayuno. Lo que no entendía es por qué le decían que era nombre de mujer.

Él era un niño, como su hermano Juan, como los otros chicos del barrio. Pero por algún extraño motivo mamá y papá lo llamaban «hija», su hermano lo llamaba «gorda» y el claustro de profesores se empeñaba en llamarlo «niña» cada vez que engrosaba la fila de los niños para salir al recreo a jugar.

About these ads

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja tu huella

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: